APOTUR:  nuestra tarea es cambiar la imagen y convertir al Perú en un país confiable para el turista

APOTUR-Peru-captaria-el-40-de-turistas-extranjeros-al-cierre-del-2022-a-comparacion-del-2019.jpg

El presidente de la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (APOTUR), Enrique Quiñones, aseguró que el 2022 no fue un buen año para el turismo receptivo en el Perú, cuyas cifras no llegan ni al 50% de los niveles prepandemia.

“El turismo receptivo ha crecido a lo que buenamente lo turistas han querido llegar al Perú y no por el esfuerzo de las autoridades gubernamentales. Ha habido cero campañas promoción del turismo receptivo en el exterior. No se ha apoyado en ese sentido para que el sector crezca. Todo lo contrario, sí era posible que se reduzca. Eso se traduce en cifras porcentuales de menos del 50% del total de turistas que teníamos antes de la pandemia del Covid-19”, comentó.

Al respecto, responsabilizó de esta penosa situación al ex ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, y a la ex directora de Turismo Receptivo de PromPerú, Rosa Béjar, quienes –a su entender– no tenían mayor conocimiento sobre el sector turismo. Los resultados así lo demuestran.

“Debemos estar en un millón 900 mil turistas al concluir el 2022. Esta cifra ha sido más baja de lo que se esperaba. El Perú es uno de los países dentro de la región con menor crecimiento en lo referente al turismo receptivo. Por ejemplo, Chile que ha sido uno de los países que tuvo más restricciones en el turismo y una vez abiertas sus puertas inició una fuerte campaña de promoción en los principales mercados, en los cuales el Perú lamentablemente estuvo ausente”, opinó Quiñones.

No obstante, el presidente de APOTUR tiene optimismo en que el turismo receptivo se recupere este año, gracias al trabajo conjunto entre los sectores público y privado.

“La situación política suscitada a finales de 2022 deterioró el sector, pero creo en su recuperación. Mientras las aerolíneas no dejen de volar al Perú, habrá esperanzas para que los turistas siempre arriben a nuestro país”, señaló.

“Tenemos que hacer una fuerte campaña de posicionamiento del Perú como un destino confiable, teniendo en cuenta que ha sido el único país de la región que ha sufrido estas manifestaciones violentas”, refirió.

TRES MILLONES DE TURISTAS EN 2023

El titular de APOTUR dijo que las proyecciones del actual ministro de Comercio Exterior y Turismo, Luis Helguero, de llegar a 3 millones de turistas extranjeros en 2023, sí se pueden cumplir. Sin embargo, seguiremos por debajo de las cifras de 2019, cuando arribaron cerca de 4,4 millones de visitantes foráneos.

“Será una situación diferente. Habrá muchas rutas aéreas restituidas, las fronteras estarán completamente abiertas y esperemos que se pueda llegar a los 3 millones de visitantes. Sin embargo, nuestro techo es 4.9 millones de turistas y esa cifra recién la podríamos alcanzar en el año 2024. Hay mercados del Asia que todavía están cerrados, como son los casos de China, Japón y Corea del Sur”, afirmó el líder empresarial.

“En Apotur, nos guiamos por el número total de visitantes que llegan a Machu Picchu y comprobar a los que son verdaderos turistas. También hay viajeros que solamente llegan a Tumbes. Iquitos o Lima, pero en mayor medida un viajero que llega al Perú, principalmente va a Machu Picchu”, subrayó.

Enrique Quiñones sostuvo que la Feria Internacional de Turismo (FITUR) a realizarse en Madrid, España, el próximo 18 de enero, debería ser el primer escenario donde el Perú esté presente con una potente campaña de promoción turística internacional que garantice seguridad al visitante.

“A nivel internacional, tenemos la feria de FITUR programada para el próximo 18 de enero y esperemos llegar con un país relativamente en paz, para que la comunicación en esta feria internacional que asisten agencias de todo el mundo sea efectiva y podamos manifestar que el Perú está en condiciones de ser visitado”, refirió.

También estimó las pérdidas ocasionadas por las protestas sociales en las últimas semanas del año que pasó: “Solamente en el mes de diciembre de 2022 y quizás parte de enero del presente año, las pérdidas ascenderían a unos 300 millones de dólares. Un turista extranjero genera mil 500 dólares, mientras que el turista nacional solamente genera 500 dólares”.

Finalmente, dijo que el sector privado confía en la labor que pueda desarrollar el ministro Luis Fernando Helguero al frente del Mincetur. “El ministro Luis Helguero se ha mostrado abierto a todas las asociaciones a que podamos brindar nuestra opinión, lo cual en el año y medio que estuvo Roberto Sánchez como ministro, nunca fuimos convocados”.

También opinó sobre la recientemente nombrada nueva viceministra de Turismo, Madeleine Burns Vidaurrazaga.

“Es una persona con la que hemos trabajado anteriormente, estando ella en el Centro de Formación Turística (Cenfotur). Es una profesional bastante capaz. Es una profesional más técnica que política. Ella nos conoce y no hay que explicarle nada. Simplemente, hay que ponernos a trabajar inmediatamente”, acotó.

scroll to top