Aeropuerto Chinchero estaría listo en marzo del 2026

aeropuerto-chincheros.png

El sueño del Aeropuerto Internacional de Chinchero-Cusco (AICC) se ve empañado por un panorama incierto. A pesar de un reciente adelanto de S/ 40 millones al Consorcio Natividad para continuar las obras, la sombra de un posible arbitraje y el reclamo de US$ 193 millones adicionales por parte de la empresa ejecutora nublan el horizonte del proyecto.

Un avance físico del 12%, cuando debería estar cerca del 50%, refleja el considerable retraso en las obras. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) asegura que el adelanto permitirá cumplir con compromisos con las comunidades, la construcción del cerco perimétrico y la continuidad del terminal de pasajeros. Sin embargo, voces dentro del sector advierten que este monto solo aliviará la situación por dos meses, sin resolver el problema de fondo.

El Consorcio Natividad argumenta que los US$ 193 millones adicionales son necesarios para cubrir gastos no previstos debido a la inflación y las alteraciones que prolongan el tiempo de construcción. Parte de este pedido fue rechazado por la Junta de Disputa, pero Natividad aún no ha presentado una reclamación formal por el tema inflacionario.

Las opiniones dentro del MTC están divididas: algunos funcionarios están de acuerdo con negociar con Natividad, mientras que otros prefieren esperar el resultado de un arbitraje. La PMO coreana, en un intento por mediar, ha recomendado reconocer a Natividad la parte del reclamo que no corresponde a sus errores, como la inflación.

Natividad, por su parte, mantiene la esperanza de continuar con la obra y evitar un arbitraje con el Estado peruano. Confían en que el adelanto de S/ 40 millones permitirá retomar el ritmo de la construcción y prevén realizar incluso turnos nocturnos para cumplir con la obra a finales del 2025 o, a más tardar, en marzo del 2026.

Paola Lazarte, exministra de Transportes y Comunicaciones, sostiene que la pretensión económica del consorcio ya fue analizada y concluida por la DAB, que falló a favor del Estado peruano. Recomienda que Natividad acate lo establecido y continúe con las obras, con la posibilidad de recurrir al arbitraje internacional si no está conforme.

El foco principal debe ser que las obras del aeropuerto de Chinchero continúen sin perjudicar a los peruanos. La controversia es inevitable en proyectos de esta magnitud, pero se deben buscar soluciones que beneficien a todas las partes involucradas.

¿Logrará el Aeropuerto Internacional de Chinchero despegar finalmente o se verá envuelto en un proceso legal prolongado? Solo el tiempo lo dirá. Sin embargo, la sombra de la incertidumbre se cierne sobre el proyecto, lo que genera preocupación entre la población local y las autoridades que esperan con ansias la conclusión de esta obra.

Más allá de las cifras y las disputas legales, es importante recordar el impacto social y económico que el Aeropuerto Internacional de Chinchero espera generar. La creación de empleos, el impulso al turismo y el desarrollo de la región son algunos de los beneficios que se esperan de este proyecto. Sin embargo, estos beneficios se ven amenazados por los retrasos y las controversias actuales.

Es necesario que el MTC, el Consorcio Natividad y las demás partes involucradas trabajen juntas para encontrar una solución viable que permita avanzar con las obras de manera transparente y eficiente. La comunicación abierta, la búsqueda de consensos y la priorización del bien común son claves para que el Aeropuerto Internacional de Chinchero deje de ser una promesa incierta y se convierta en una realidad que impulse el desarrollo de la región y beneficie al pueblo peruano.

Solo el tiempo dirá si el Aeropuerto Internacional de Chinchero logra superar los obstáculos actuales y alcanzar su máximo potencial. Sin embargo, la esperanza de un futuro mejor sigue viva en los corazones de aquellos que creen en el potencial de este proyecto.


Se inició la construcción del terminal de pasajeros en el aeropuerto de Chinchero, Cusco

Las obras en el Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco, avanzan a buen ritmo. Ya se inició la construcción del terminal de pasajeros, en la zona destinada a los vuelos internacionales, que tendrá 4 salas de embarque. Este importante avance se dio tras culminar los trabajos de cimentación en ese espacio.  

El futuro terminal, que tendrá un espacio de 25 mil m2, contará con vestíbulos de salida y llegada, áreas para los procesos de control de seguridad de salidas, migraciones y controles de pasaporte para los vuelos internacionales.

Otro punto a destacarse es que también se ha dado inicio a la cimentación de la zona del terminal de pasajeros para los vuelos nacionales, que tendrá 8 salas de embarque. 

El aeropuerto tiene un espacio total de 450 hectáreas y será el segundo más grande del país. Los trabajos de movimiento de tierras tienen un avance del 97% y culminarán en julio.  

Actualmente, se desarrolla el diseño del terminal de pasajeros y de la torre de control, los mismos que se encuentran en revisión y evaluación por parte del supervisor y de la Oficina de Gestión de Proyectos (PMO) para que posteriormente sea aprobado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

La fase de diseño comprende la construcción de obras como el área de maniobra, cerco y vía perimetral, plataformas de estacionamiento, áreas de aparcamiento y vías de acceso, sistema eléctrico, torre de control y otros edificios.

El Aeropuerto Internacional de Chinchero Cusco tendrá capacidad para atender 11 vuelos en simultáneo, 25 operaciones por hora entre aterrizajes y despegues, y más 12 millones de pasajeros al año. Es decir, 4 veces más de lo que se atendía en el año 2019 en el Aeropuerto Velasco Astete.


Esta noticia ha sido generada a partir de una nota de prensa publicada por MINCETUR. Si deseas apoyo para elaborar y difundir una nota de prensa, en abanZa te podemos ayudar, ingresa a https://www.abanza.net/elaboracion-notas-de-prensa/

scroll to top