Roger Valencia presenta una visión estratégica para la gestión sostenible de Machupicchu

3-roger-valencia.jpg

Roger Valencia exministro de Comercio Exterior y Turismo ha presentado en el Seminario «Recuperando la Iniciativa» AHORA PERÚ – Región Cusco, el valor de Machupicchu como una atracción turística icónica, pero también señala los problemas de gestión que enfrenta.



El legado de Machupicchu, la joya arquitectónica, ha sido durante décadas un imán para los viajeros de todo el mundo. Sin embargo, mientras celebramos su popularidad, también debemos confrontar la realidad de que su modelo de gestión está desfasado, incapaz de sostener el equilibrio entre el flujo masivo de visitantes y la preservación del sitio. Es hora de una revisión profunda, de una nueva estrategia que asegure no solo la sostenibilidad económica, sino también la protección del monumento y la calidad de la experiencia del visitante.

El panorama actual presenta una serie de desafíos. Con una capacidad de carga del parque al límite, y una oferta hotelera que favorece desproporcionadamente a los turistas de lujo, se evidencia una distorsión del mercado que penaliza al segmento medio de viajeros. Además, la próxima apertura del aeropuerto de Chincheros pronostica un aumento en el flujo de visitantes, exigiendo una respuesta rápida y efectiva para evitar el colapso.

Ante estos desafíos, se proponen soluciones concretas. Desde la duplicación de la capacidad de carga de Machupicchu en cinco años, hasta la diversificación de la oferta hotelera para atender a todos los segmentos de viajeros, se plantea un enfoque integral que aborde tanto la demanda actual como la futura. Ampliar el espacio de visita a 70 hectáreas y implementar un sistema de gestión de visitantes son pasos fundamentales para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

Pero más allá de las medidas técnicas, se requiere un cambio de patrón. La gestión de Machupicchu debe adoptar una visión más amplia y colaborativa. La integración de Machupicchu en un circuito turístico que incluya otros sitios arqueológicos, como Choquequirao y Ausangate, no solo diversificará la oferta, sino que también promoverá un turismo más responsable y consciente de la riqueza cultural y natural de la región.

En conclusión, la preservación y el éxito sostenible de Machupicchu requieren un cambio radical en la forma de gestionar este monumento cultural. Al enfrentar los desafíos actuales con propuestas modernas y una visión renovada, podemos asegurar que este monumento siga siendo una entrada de turismo responsable y un legado perdurable para las generaciones futuras. Solo mediante la colaboración activa y el compromiso continuo de todas las partes interesadas podremos garantizar que Machupicchu continúe siendo no solo un motor del turismo en el Perú, sino también un símbolo de respeto por nuestra historia y entorno natural.


Si deseas apoyo para elaborar y difundir una nota de prensa, en abanZa te podemos ayudar, ingresa a https://www.abanza.net/elaboracion-notas-de-prensa/

scroll to top